Pesca de la trucha

La llegada de la primavera rima con el cierre de la temporada de carnadas. Sigue estando en la mente de todos y empieza a pesar hasta en los pescadores más impacientes. Es hora de que muchos pescadores abandonen sus estanques y se dirijan a los ríos de primera categoría para aprovechar la apertura de la pesca de la trucha.

Esto marca el inicio de un periodo de 6 meses durante el cual podrá disfrutar de los arroyos, ríos, estanques e incluso gaves. Tendrá un único objetivo: sacar un fario de buen tamaño con un pelaje único que será un excelente recuerdo de pesca o una magnífica imagen para compartir en las redes sociales.

Para ello, necesitará equipo y aparejos especiales. Hay muchas sutilezas en este pez y muchas técnicas para capturarlo. Hay que conocerlas todas para no perderse una vez en el agua. La capacidad y la velocidad de recuperación del carrete deben estar en consonancia con tu técnica.

La potencia de la caña y su longitud dependerán directamente del tamaño de su curso de agua y de los señuelos que vaya a utilizar. El sedal deberá ser discreto y resistente a la abrasión. No será la misma en función de las técnicas utilizadas. También habrá que tener en cuenta los vadeadores, chalecos y pequeñas herramientas para prepararse para esta apertura tan esperada.

Ultraligero, toc con cebo, masa o minnow con mango... hay tantas formas de hacerlo que puede que necesite un poco de pericia a la hora de elegir. En las próximas páginas le presentaremos una amplia gama de productos adecuados.

Le proporcionarán placer y comodidad, y probablemente contribuirán en gran medida a su éxito. La pesca de la trucha es sin duda uno de los deportes más apasionantes que existen. Estamos deseando queempiece la pesca de la trucha. Aquí tienes algunos consejos

Haz una selección de señuelos para truchas

Con varios cientos o incluso mil referencias diferentes, no es fácil para los pescadores elegir su señuelo para la pesca de la trucha. Con tantos colores, profundidades de nado y formas diferentes entre los que elegir, resulta casi desalentador empezar a buscar el señuelo adecuado en el momento adecuado del año si no quieres perderte la temporada de pesca de la trucha, o si simplemente quieres divertirte.

La pesca con señuelos se rige por unos principios básicos, para que no le falte donde elegir. De hecho, hay ciertos señuelos que no pueden faltar en tu caja de señuelos si quieres empezar con buen pie o tranquilizarte cuando no picas.

Las cucharillas son uno de los modelos que no pueden faltar. Lo más sencillo es tener unas cuantas cucharillas de color plateado o dorado, con o sin puntos. Los números 0 y 1 se adaptan perfectamente a los arroyos pequeños y puedes pasar a un tamaño mayor para truchas más grandes en arroyos más anchos y potentes. También puedes optar por un anzuelo simple para que sea más fácil devolver el pez al agua. Consulta nuestro artículo sobre cómo montar una línea con un señuelo para conocer todos los detalles importantes.

Los minnow y jerk minnow también son opciones lógicas para pescar con regularidad. Entre ellos se encuentran productos como el D Contact de Smith o el sencillo Countdown de Rapala, que lleva décadas demostrando su eficacia.

En los sectores más pescados, como un estanque o un sector con corrientes de aguas bravas en particular, puede ser importante variar. Por ejemplo, puede ofrecer saltamontes en la superficie de aguas bravas. Las imitaciones de insectos pueden ser opciones maravillosas. Los señuelos blandos también son oportunidades bastante novedosas, aprovechando su precio relativamente bajo y las innumerables formas que pueden adoptar.

Cañas para truchas, una elección muy importante

Este es sin duda el aspecto más importante de la pesca de la trucha y la mejor manera de prepararse para su apertura. La elección de su caña de pescar truchas determina su técnica, su entorno y su comodidad a la hora de pasar horas en el agua. Hay que tener en cuenta la longitud, la potencia, la acción y el peso.

Cuando utilices señuelos, tendrás que elegir cañas que se adapten al peso de tus señuelos. La longitud dependerá del tamaño del lago o río. Cuanto más lejos quieras lanzar, más largas tendrán que ser.

Desde los 85 cm de las más pequeñas hasta los modelos de más de 2 m 40, encontrarás fácilmente lo que buscas. También tendrás que elegir la acción. Las acciones rápidas serán ideales para los jerk minnows, mientras que las acciones más suaves reducirán las vibraciones de las cucharillas en la mano.

Para el toc, debes tener en cuenta que lanzas muy poco y sigues la deriva del cebo. Por eso tenderás a optar por palangres bastante largos o modelos adaptables a distintas situaciones, con la opción de ser telescópicos. Por otro lado, tendrás que elegir una resistencia que te permita utilizar una plomada más o menos pesada. Hay que tener muy en cuenta el caudal medio del río que se va a pescar.

El manejo de los pececillos es otra técnica con características propias. Con longitudes de entre 2 m50 y 3 m, esta técnica requiere una gran fuerza de palanca para maniobrar el pececillo y hacerlo derivar suavemente.

Carretes para pescar truchas

Para lanzar el sedal al agua de la forma más fácil y adecuada, necesitas un carrete. Tu carrete para la pesca de la trucha deberá tener grandes cualidades y diferirá según su uso. En todos los casos, deberás elegir un modelo que, por lo general, sea compacto y ligero. El equilibrio de su equipo será perfecto y le permitirá pasar días de pesca.

En primer lugar, la capacidad es importante. Vas a pescar casi exclusivamente con sedal fino o hilo trenzado. Por eso optamos por carretes de entre 500 y 2000 según el fabricante. En Daiwa, puedes optar por un LT de 1500 o 2000, en Shimano buscarás un carrete de 500 a 1000 o en Abu García usarás un carrete de 10.

Un concepto importante en la pesca de la trucha es la velocidad de recogida. Tendemos a elegirlas bastante rápidas, pensando que siempre podemos ralentizar nuestro movimiento. Sin embargo, en la pesca de salmónidos, nos gustaría darte algunos consejos para que elijas velocidades bastante lentas, o al menos no rápidas.

Esto te permitirá animar y recuperar correctamente las cucharillas, o no expulsar tu señuelo fuera del agua cuando pesques río abajo o ¾ de río abajo. También es una garantía de seguridad cuando esté en plena lucha con un salmónido y éste se deje llevar por la corriente. Por lo tanto, es preferible no superar una velocidad de recuperación de 70 cm.

El último punto importante es el arrastre. No es necesario que tenga un valor de resistencia elevado. Al final, no tiene sentido ofrecer un freno de 10 kg para estas técnicas. Tendrás que optar por potencias más pequeñas.

Tenderán a estar mejor calibrados y permitirán una liberación más regular y menos tirones. Y cuando utilizas una línea fina, sabes cuánto control necesitas tener en momentos como éste para evitar que el anzuelo se clave en la boca de tu adversario una vez que estás cerca de la superficie.

Filtrar por

Marca
(sin filtro)

1169 productos

Ordenar por:
Nuevos productos